liquid rhinoplasty

Todos sabemos que la nariz es la parte central de la cara y que pequeños cambios en ella pueden hacer grandes diferencias en su apariencia. Una rinoplastia, o cirugía de remodelación nasal, se encuentra entre las cinco cirugías estéticas más populares que se realizan en los Estados Unidos año tras año. No es de extrañar, pues, que la demanda de rinoplastia líquida también haya aumentado en los últimos años.

Si bien una rinoplastia es realmente el estándar de oro cuando se trata de la remodelación nasal y proporciona resultados duraderos, es posible que no sea para todos. A menudo, el costo y el tiempo de inactividad pueden ser disuasivos para los pacientes, sin mencionar el miedo y la ansiedad que conlleva cualquier cirugía y, especialmente, la cirugía de la cara. Pero si no estás satisfecho con la forma de tu nariz y te encuentras en la categoría anterior, tenemos otra opción que podría funcionar perfectamente para ti.

Enfoque no quirúrgico de la rinoplastia

Una rinoplastia líquida, o rinoplastia no quirúrgica, es la inyección de rellenos dérmicos en la nariz para alterar su forma. Es una gran opción para pacientes que tienen deformidades aisladas de la nariz, como una joroba dorsal o asimetrías menores.

También puede ser una gran opción para aquellos pacientes que se han sometido a una rinoplastia en el pasado y tienen irregularidades menores después de la operación. Estos pacientes, sin embargo, requieren más experiencia y cuidado en sus inyecciones ya que el suministro de sangre ya ha sido alterado después de la cirugía y los riesgos de complicaciones pueden ser mayores.

Una rinoplastia no quirúrgica es también una gran opción para aquellos que desean resultados instantáneos, no pueden permitirse una rinoplastia quirúrgica y no pueden tomarse un tiempo significativo fuera del trabajo.

Por último, los pacientes también pueden someterse a una rinoplastia líquida para «probar» si desean dar el paso y someterse a una cirugía más definida. Los resultados son temporales y usted puede realizar su rinoplastia para una «prueba de manejo».

Uso de rellenos dérmicos para la rinoplastia

También es importante recordar que durante este procedimiento, estamos inyectando relleno, así que estamos añadiendo volumen. Esta técnica por defecto aumentará la nariz, por lo que no es una buena opción para aquellos pacientes que ya tienen la nariz grande y necesitan una reducción. Aunque hay diferentes trucos que podemos usar para crear la ilusión de una nariz más pequeña, la nariz será más grande objetivamente, a pesar de todo.

Lo más importante que hay que recordar es que existen riesgos asociados con este procedimiento. La nariz tiene un complicado suministro de sangre que esencialmente crea una arcada de pequeñas arterias y venas que conectan en última instancia con los ojos. No es por asustar a nadie, pero si es inyectado por alguien que no tiene una comprensión completa de esta anatomía, no sólo puede resultar en complicaciones de compromiso vascular, necrosis de la piel e infecciones, sino que también se puede desarrollar ceguera.

Con un conocimiento detallado de la anatomía y las maniobras de seguridad, la rinoplastia líquida es un procedimiento seguro. Si usted ha jugado con la idea de esto, consulte con un cirujano plástico certificado para ver si usted es un buen candidato.

Las opiniones expresadas en este blog son las del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos.

Author: admin